Historia Grupo 7a9

La historia del Grupo 7a9, hecha por Bernardo Pou Jorge, fundador y presidente, que vivió y se entrego a éste con devoción hasta el último día. (Historia CD Grupo 7a9 desde 1976 a 1990)

EL FUTBOL SALA Y EL C. D. GRUPO 7a9

            Intentando no ser subjetivo, no entraremos en discusión sobre quien ha de apuntarse los méritos de haber iniciado el desarrollo del Fútbol Sala en nuestra ciudad. Simplemente vamos a situarnos en un punto de partida de este deporte, lo lógico es hacerlo recordando el camino seguido hasta hoy por el CLUB DEPORTIVO GRUPO 7a9, un club nacido para el Fútbol Sala, y que ha hecho todo lo que ha podido por él.

            Trascurría la primavera de 1976, cuando un grupo de “usuarios” del Pabellón Municipal de los Deportes de Pontevedra, desde las SIETE a las NUEVE de la mañana, que hacía ya varios años disputaba Torneos internos de un deporte, que por aquel entonces llamaban “fútbito”. Decidimos que aquel juego que practicábamos y que a todos nosotros entusiasmaba tenía que evolucionar hacia otras horas más cómodas, otros deportistas, y, en definitiva, hacia otras estructuras más relevantes, como ya lo había hecho en otros puntos de nuestra geografía deportiva.

            Consideramos entonces que el camino más corto para conseguirlo, y el que mayor seguridad de éxito podría darnos, era la fundación de un Club Deportivo, que tuviera, casi como único objetivo ese desarrollo necesario para un deporte que, desde luego, ninguno deseaba dejar de practicar. Seguros de que nuestro entusiasmo pronto se contagiaría a muchos más, si le facilitábamos su participación en un campeonato “abierto”, logramos fundarlo con el nombre de CLUB DEPORTIVO GRUPO 7 a 9. Al mismo tiempo, nuestra imaginación ya comenzaba a trabajar a velocidades vertiginosas y anticipándonos en el tiempo, soñábamos con la construcción de un polideportivo – hoy esplendida realidad, aunque no de nuestra propiedad, pero sí de los que hemos empezado y todos aquellos que se auparon a nuestro “carro”, dado que lo construimos gracias a una cooperativa de deportistas sin ánimo de lucro – de uso preferente para el Fútbol Sala, o en la organización de un campeonato que a nivel regional interrelacionara las distintas competiciones de toda Galicia.

            Allí estaban para hacerlo hombres que en otros tiempos fueron parte decisiva en nuestro proyecto, y que luego fue una transcendental realidad como:

            Ángel Ferreira Iglesias, Bernardo Costado García, José Pazos Rial, Manolo Cons o Bernardo Pou Jorge (presidente del club desde hace diez años), y otros muchos que luego dejaron de practicar “oficialmente” lo que para ellos suponía, entonces, su deporte favorito, como desde aquella y hasta hoy lo ha supuesto siempre para nosotros.

            Pero en definitiva, lo importante fue que se consiguió llevar a cabo la fundación del CLUB DEPORTIVO GRUPO 7 a 9, y que desde aquella primavera de 1976, hasta hoy, el club ha conseguido llevar a buen puesto nada menos que doce campeonatos de liga, y diez Torneos de Copa, con un éxito completo que su organización, y llegando a poner en movilización, contando con el deporte base del que luego hablaremos, mil quinientas almas semanales.

            Paralelamente, y como decíamos líneas atrás, en la temporada 1982-83 se empezó a organizar el Trofeo “ALEGRUPO”, nombre que partía de la composición de “alevines del grupo” y que tuvo un éxito arrollador y donde los padres de los chavales participantes no se cansaban de alabar. Se hicieron varias categorías y, en algunos casos más de un grupo, pues la cantidad de equipos competidores rebasaba nuestras posibilidades de horas concedidas y eso que, casi todos los partidos se jugaban los domingos por la tarde en el ESTADIO DE LA JUVENTUD de Pontevedra. Pre-benjamines, Benjamines, Alevines, infantiles y cadetes eran todas las categorías incluidas en nuestro forzadísimo Horario. Calendario que en el momento de su fundación se pretendía fuese sólo para alevines, de ahí el nombre de la competición, pero que luego, debido a las numerosas participaciones de que fuimos objeto, y siempre luchando por qué no hubiera un solo niño sin jugar, ampliamos hasta que nuestras fuerzas y posibilidades nos permitió, y decimos hasta que nuestras posibilidades nos permitió ya que fuerzas se sacan de cualquier lado, puesto que durante las tres temporadas que mantuvimos esta competición no recibimos ayuda económica de nadie, el estar rogando, pidiendo cual pobre en la puerta de una Iglesia fue nuestra salvación, a los niños se le cobraba por todo un calendario con todo lo que ello conllevaba en un periodo de tiempo de cuatro meses la ridícula cantidad de 168 ptas.

NO TODO FUE FÁCIL

            Aunque para muchos, el FUTBOL SALA pueda parecer un deporte muy reciente, lo cierto es que no lo es. Esta afirmación se justifica si todos nosotros pensamos en otros tiempos en que, bien por falta de un número de jugadores suficientes o bien por la insuficiencia casi permanente de instalaciones, teníamos que conformarnos con practicar el Fútbol en forma “reducida”. Se utilizaba para ello cualquier pista de Balonmano o cualquier patio que encontrábamos, con el único fin de jugar al deporte que por aquella nos llenaba de verdad, o simplemente como preparación para algunos.

            Este Fútbol reducido, tuvo después un desarrollo tal, que su normativa y su reglamentación fue definida claramente en otros países, primero sudamericanos y luego europeos, para comenzar a adquirir su propia entidad, aunque, todavía para muchos, siguiera significando una “derivación del Fútbol de once o grande, como prefieran llamarle”.

            En España, sin embargo, su aparición podemos remontarla a un par de décadas aunque como deporte “federado” solamente pueda contar con diez años de vida. Mientras su Reglamentación, en Pontevedra se determinaba coincidiendo con la fundación del CLUB DEPORTIVO GRUPO 7 a 9 y con la organización de la primera edición de su Trofeo, en estos momentos ha sufrido varias e importante remodelaciones todas ellas acordes con lo normalizado por la Federación Gallega de Fútbol Sala.

            Desde aquella primera edición, en la que tomaron parte ocho equipos, el Trofeo ha tenido un gran desarrollo. Al incremento del número de torneos, competiciones, encuentros amistosos y por supuesto, de practicantes, han contribuido todos los ex futbolistas que, en un intento más de no perder su contacto físico con ellos a otros muchos compañeros, que además de facilitar su expansión, han hecho que aumentara la calidad de los encuentros y de las competiciones, haciéndolas, al mismo tiempo, mucho más competitivas.

            Pero que nadie piense, ni por un momento, que todo este desarrollo alcanzado por el Fútbol Sala en Pontevedra ha estado rodeado de facilidades, porque en su fase de divulgación y promoción se ha encontrado con importantes problemas que, aun hoy, hacen difícil mantener el nivel que el CLUB DEPORTIVO GRUPO 7 a 9 le ha dado. Aunque el fútbol Sala pueda servirse para ser practicado en cualquier pista polideportiva, con dimensiones y marcajes en gran parte semejantes a las utilizadas en el Balonmano, la situación deportiva, en un claro déficit de instalaciones de este tipo y sobre todo cubiertas, ha sido y siguen siendo el mayor obstáculo que se le ha presentado a este deporte y al mismo CD Grupo7a9. Si a éste unimos el estado de superutilización de las existentes, podremos comprender que, en estos catorce años, la lucha ha sido enorme hasta llegar a una decimosegunda edición del Trofeo con la participación de cincuenta y seis equipos sénior y otros tantos de deporte base, lo que nos hizo desistir de nuestros impulsos organizadores para encuadrar todo nuestro engranaje dentro del marco de la Federación Gallega de Fútbol Sala amparada por esa Xunta de Galicia.

            El segundo problema, y que retardó el pleno desarrollo del Futbol Sala, ha sido que, en su dura pugna por conseguir una identidad propia y diferente del Fútbol, todavía hoy no existen unas normas y un Reglamento totalmente aceptado, con lo que las modificaciones de una de ellas, impiden se llegue a un desarrollo lo suficientemente técnico como para que la calidad, de los equipos y del propio juego, salga beneficiado.

            La inexistencia, en un principio, de un órgano “asociativo” que pudiera canalizar todo su desarrollo, y que tomara siempre en consideración la importante opinión de los equipos y del los propios practicantes, ha llevado al Fútbol Sala a un estado de anarquía en su normativa que hace que sea muy difícil encontrar a dos competiciones en todo el país que apliquen, con exactitud, las mismas Reglas de Juego.

            Hay quien opina que la solución ideal es la de la Federación de Fútbol Sala, contando siempre con los propios clubs, siendo este el organismo que canalice el desarrollo de este deporte, financiándose con subvenciones concedidas por el Consejo Superior de Deportes a las Consellerías de Deportes de las distintas Comunidades Autónomas, en función del número de licencias, y canalizando esos fondos hacia los propios equipos, con lo que podría alcanzarse un punto lógico de instalaciones que facilitaran, de una forma racional, su profusión a todos los niveles. Se llegaría con ello, a una unificación total de los distintos criterios que hoy existen y a un control de este deporte realizado por los propios clubes, tratando ellos mismos de integrarse en esta Federación y dejando a un margen la otra paralela hoy existente dentro de la Federación de Fútbol de once que en un ánimo desmesurado de conseguir licencias y de mantener “poltronas” no dan su brazo a torcer y terquean con su Reglamento, y organigrama.

            Pero los pasos se están dando y los flecos se están atando; de tal forma se consiguió dentro del marco federativo propiamente dicho que se aglutinasen los árbitros y de esta guisa se constituyera su colegio, colegio este que, por supuesto, no vale para dirigir todos los partidos de este deporte que se juegan en nuestra piel de toro al ser la FSFS y la RFEF dos organismos con marco federativo bien distintos y ambos con amplia difusión en este deporte.

            Por supuesto que, todos estos problemas que hemos mencionado han tenido muchísima influencia sobre el Futbol Sala en Pontevedra y por ende en lo que atañe al CLUB DEPORTIVO GRUPO 7 a 9, porque las inevitables modificaciones de sus normas, temporada tras temporada, hay que añadir esa escasez y superutilización de instalaciones, que han hecho muy difícil salirse de ese concepto que muchos han querido atribuir como si voluntariamente se tratara de un coto cerrado, sin darse cuenta de que la limitación venía dada por los obstáculos ajenos que la organización siempre ha encontrado.

LOS PROBLEMAS ECONOMICOS

         Pero también cada edición del Trofeo, tiene su problema económico, basado fundamentalmente en los cuantiosos gastos que ocasionan las cuotas de utilización de las instalaciones cubiertas, dificultad que ha de resolverse prorrateándolo entre todos los equipos participantes, y buscando la cuota obligatoria de la inscripción de cada uno de ellos.

            Claro que, estos y otros muchos problemas que el Trofeo encontró en cada temporada, no fueron insalvables, aunque lógicamente, son factores que pueden influir decisivamente sobre los presupuestos de cada una de las ediciones y sobre las cuentas de inscripción de cada equipo. Un presupuesto que, para la decimosegunda edición de Liga y Copa se cifró en cerca de cuatro millones de pesetas que sirvieron para pagar desde arbitrajes a canchas polideportivas etc., dentro de una economía supercaneada. Al margen se contó con la ayuda inestimable, en lo que a trofeos se refiere, de empresas e industrias y Ayuntamientos de nuestra provincia que vinieron como anillo al dedo y que nos evitaron un desembolso aun mayor.

            Al margen de estos y aquellos problemas que hemos señalado, la preocupación constante de nosotros como organizadores se centró en mantener una disciplina deportiva adecuada y necesaria, con unas variantes lógicas en cada competición que ayudaron a mantener el mayor aliciente posible para todos los participantes.

ESTRUCTURA DE CAMPEONATOS; TROFEOS Y COMPETICIONES AMISTOSAS

            Los campeonatos se disputaron en sus dos modalidades en cada temporada, liga y copa, tomando parte como ya dijimos cincuenta y seis equipos sénior como cifra record de todas las temporadas.

            Desde hace dos temporadas la novedad estriba en el acuerdo que existió entre nuestro club y la Federación Gallega de Fútbol Sala para que esta englobase a todos los equipos que pertenecían a nuestras organizaciones y que eran todos los existente en Pontevedra.

            En la actualidad el CLUB DEPORTIVO GRUPO 7 a 9 moviliza siete equipos de los que dos son sénior y cinco en deporte base. Los equipos sénior militan el primero o principal en la primera división nacional que está formado por equipos de la comunidad Autónoma Gallega en su totalidad y dentro del Grupo Sur. El otro equipo sénior actúa como vivero del anterior ya que es el filial y desarrolla su actividad en la segunda división local ocupando en estos momentos el segundo lugar de la clasificación lo cual hace pensar que la temporada entrante jugará en la primera división local.

            Se está en tratos con distintos posibles sponsors, para que de paliar algo los gastos que genera un equipo pudiera llegarse a completar la temporada entrante con dos nuevos equipos sénior y que estarían integrados por los jóvenes que terminan su etapa como juveniles en nuestros equipos base.

            En lo que atañe a los equipos base diremos que tenemos en competiciones, unas oficiales y otras no, a cinco equipos de los que dos son alevines, otros dos cadetes, y un juvenil.

            Estos equipos de distintos niveles vienen compitiendo ya en competiciones federadas como en amistosas o particulares y dentro del plan de tiempo libre, siendo este menester organizativo y dirigente el que nos mueve en estos momentos después de haber sido los pioneros del Fútbol Sala en la provincia de Pontevedra, no en vano, somos el primer equipo de esta modalidad inscrito en la Xunta de Galicia con el Nº 167, sino que nuestras licencias, tanto en la Comunidad Autónoma como en la Federación Española marcan el nº uno como guarismo de antigüedad.

            Nuestro Club de sobra conocido en muchos ayuntamientos de nuestra geografía, no solamente gallega, en varias ocasiones es solicitado en distintos ayuntamientos para jugar dentro de sus fiestas patronales, sobre todo en periodo de primavera/verano. Todos los años se desplaza hasta la localidad portuguesa de Povoa de Varzim para disputar un popular y prestigioso trofeo que organiza aquel ayuntamiento luso, torneo que se les da por titular a nuestros convecinos como Trofeo Luso-Galaico por el simple hecho de nuestra participación.

            Actualmente, podemos de mala manera afrontar todos los gastos que estas y otras participaciones originan, gracias a la ayuda trimestral que la Xunta de Galicia nos concede, sumado esto a un apoyo económico de los sponsors y a los simpatizantes que tiene nuestro club. A estos gastos que antes señalábamos hay que añadir la cuota mínima del teléfono de nuestro Club así como el local social sito en el Pabellón Municipal de los Deportes de Pontevedra y que es uno de nuestros principales orgullos ya que allí están expuestos todos nuestros trofeos, así como la historia exhaustiva del Club.

 LA NUEVA ETAPA 1990-2011

Antes de fallecer, Bernardo Pou Jorge y viendo lo mal que evolucionaba su enfermedad se reunión con Juan Martínez Barreiro (actual presidente) y María José Vila Durán (Secretaría desde 1990). Los reunió con la clara intención de que continuasen con su legado, ellos no se lo habían tomado muy en serio, pues creían que saldría de su enfermedad, pero desgraciadamente no fue así. En Julio de 1995, Bernardo Pou fallece y Juan y Seika se encontraron con una herencia extraordinaría.

Ambos intentaron por todos los medios, a pesar de la escasez de recursos mantener el CD Grupo 7a9. En aquel entonces decidieron que la presidencia pasase a manos del patrocinador principal “Frutos secos la Reigosa”. En aquella temporada el club descendió de categoría autonómica a provincial y la desbandada fue general, mitad de la plantilla y el propio presidente y patrocinador abandonaron el club.

A pesar de los contratiempo y con la ayuda desinteresada de mucha gente, pudimos seguir adelante, en una categoría más baja (Provincial), y contando con dos equipos en la liga local de Pontevedra jugando en primera y segunda categoría. En esa temporada se constituye la nueva Junta directiva de la entidad, la misma contando con el apoyo desinteresado de muchas gente consigue sacar el club adelante gracias a la subvención que nos daba la federación por medio de la Xunta de Galicia. La situación económica era muy difícil y tras tocar puerta tras puerta y viendo el escaso apoyo mostrado por el Ayuntamiento de Pontevedra, la nueva directiva contacto con el Ayuntamiento vecino, Poio, el cual facilito la utilización de sus instalaciones, produciéndose así el cambio de domicilio del club.

 Nuestros tres equipos seguían en sus categorías y se mantenían, pero no conseguíamos ascender, (que era nuestra más grande ilusión, volver de donde habíamos partido) y Juan habla con Michel (jugador del Leis, en aquel entonces) y nos viene a echar una mano, entrenándonos los equipos y aportando todos sus conocimientos, levantando un equipo que se nos venía abajo. Michel lo logró, ascendimos a Autonómica, el sueño duró tres años, en la temporada del descenso se nos lesionó la gran parte de la plantilla ella y ello se unió al envejecimiento de la misma, lo que produjo el fatal desenlace y la vuelta a provincial.

Teniendo que renovar toda la plantilla e introduciendo gente más joven, siempre con la ayuda de los veteranos para formarlos, conseguimos la colaboración de “Edu” un jugador de esos al que no le hace falta descripción, conocido por su gran talento y su buen juego. Además su grandeza como persona y sus conocimientos nos aportaron todo lo que un club puede desear, su gran dedicación, hace que este no se derrumbe, y siga luchando por volver de nuevo a su categoría.

 Después de varios años luchando se consigue realizar una gran plantilla, con Edu al frente, además se posee un equipo en local rejuvenecido que promete y con jugadores que puede dar el salto en cualquier momento al primer equipo. Además desde la temporada 2009-10 contamos con la aportación de Chenlli, que le da una ánimo y un empuje al equipo, merced a su gran experiencia y saber estar. Finalmente en la temporada 2010-11 se consigue de nuevo el ascenso, pero caprichos del destino y tras la fusión con el CD CAFyD, continuamos en liga provincial esta temporada.

 Finalmente debemos destacar la labor de Rubén y de Úrsula ya que el compromiso adquirido con el club y su colaboración en los últimos años es encomiable. Llevamos 11 años organizando el Maraton de Fútbol Sala de San Juan de Poio, que se desarrolla gracias a una organización desinteresada de la gente que ama este club.

En honor a Bernardo Pou, quien le iba al Sr. Pou que el club difundiría su actividad desde la web, con lo que a él le gustaba comunicarse y expresarse. Gracias por tu legado.

 

Logo NA13

Informacin Base

establecimeintos colaboradores

logos institucionales

kayseri evden eve nakliyat yabancı dizi izle divx indir